Qué es un ETF Apalancado

Qué es un ETF apalancado

En Fondosindexados.net tratamos de dar información de interés relevante al mundo de la inversión y del ahorro. Todo el contenido aquí expuesto es puramente informativo y en ningún caso es una recomendación.

Qué es un ETF apalancado

Si estás investigando y analizando el mercado de valores, es muy probable de que te hayas encontrado con algo llamado ETF apalancado. (En caso de que necesites un repaso de qué es un ETF, es la abreviatura de «exchange traded fund», que es un tipo de fondo mutuo que se agrupa en acciones y se negocia bajo un símbolo de teletipo como si fuera una acción; un ETF se puede comprar y vender a lo largo del día a precios que pueden ser mayores o menores que el valor neto de los activos). ¿Cuál es la definición de un ETF apalancado y qué lo hace tan diferente de sus homólogos ordinarios?

¿Qué es un ETF apalancado?

Desde que existen los mercados, muchas personas quieren especular; hacer una predicción acerca de la dirección de un activo en particular y ganar a lo grande si su hipótesis resulta ser la correcta. Antiguamente, esto se conocía como comprar acciones con margen.

Posteriormente, Wall Street creó un valor super-apalancado conocido como el ETF apalancado. Utilizando dinero prestado, futuros y/o swaps, busca amplificar el movimiento de un punto de referencia, índice o mercancía subyacente, ya sea positiva o negativamente (siendo este último un «ETF corto», aludiendo a la venta de acciones en corto). Los primeros ETF apalancados se pusieron a disposición de los inversores en el año 2006, mientras que sus manifestaciones anteriores, los fondos de inversión apalancados, existían desde por lo menos los años noventa (antes de eso, habría que trabajar a través de un fondo de cobertura, casi siempre establecido como una sociedad limitada, si se quería lograr lo mismo).

Por poner un ejemplo, el ETF apalancado de Direxion Daily S&P 500 Bull 3x, que opera bajo el símbolo SPXL, toma el índice S&P 500 subyacente. Si todo va según lo previsto (no siempre es así y no hay garantía de que así sea), un movimiento 1x al alza producirá un movimiento 3x en el precio del ETF. Sin embargo, el ETF apalancado se reajusta a sí mismo cada día de negociación. Esto significa que si simplemente compraras y mantuvieras, en la mayoría de las condiciones de volatilidad ordinaria, tu posición se reduciría a prácticamente nada con el tiempo, ya que fue eliminada por la mecánica del propio ETF. Este es un matiz que suelen olvidar los inversores inexpertos que compran estos instrumentos destinados a la especulación a corto plazo (un día de negociación).

Los ETFs apalancados no son para principiantes

Aunque la tentación de especular con ETFs apalancados puede ser fuerte, no te equivoques: No tienen lugar en una cartera diversificada a largo plazo. Si tienes una cartera de inversión a largo plazo con uno de estos productos, probablemente perderás una cantidad sustancial de dinero si sigues invirtiendo de esta manera constantemente. Esto no es invertir, es una especulación al 100%.

Además de estos riesgos, los ETFs apalancados suelen tener comisiones de gestión bastante altas. Casi todos los beneficios que puedes disfrutar serán siempre a corto plazo, lo que puede ser totalmente confiscatorio para los inversores que tengan que pagar grandes porcentajes de impuestos.

¿Realmente merece la pena invertir en ETFs cotizados?. Comprar acciones de alta calidad o invertir en fondos indexados creemos que es siempre una mejor opción que este tipo de ETFs.