Cómo rescatar un plan de pensiones y qué tener en cuenta

Rescatar plan de pensiones

En Fondosindexados.net tratamos de dar información de interés relevante al mundo de la inversión y del ahorro. Todo el contenido aquí expuesto es puramente informativo y en ningún caso es una recomendación.

En este artículo os vamos a explicar bien qué tener en cuenta y las diversas opciones que tienes para rescatar un plan de pensiones. Si aún no tienes uno, aquí te dejamos los que para nosotros son los mejores planes de pensiones ahora mismo, los indexados.

Qué son los planes de pensiones

El plan de pensiones es un producto de ahorro a largo plazo. Su objetivo es que el titular obtenga un rendimiento del dinero invertido con vista a complementar su jubilación.

El titular realiza aportaciones periódicas al plan de pensiones y la gestora se encarga de invertir el capital en busca de rendimiento económico, una inversión que tendrá en cuenta el perfil del plan de pensiones el cual vendrá debidamente explicado en el folleto informativo. Es una de las mejores formas de ahorrar para la jubilación.

Cuando se rescata el plan de pensiones se obtiene el capital aportado junto con la rentabilidad acumulada durante todo ese tiempo.

La aportación máxima anual son 1500 euros y la principal ventaja fiscal es que todo lo aportado, hasta ese máximo de 1.500 euros,  reduce la base imponible en la declaración de la renta.

Las personas cuyo cónyuge no disponga de rendimientos netos del trabajo o sus actividades económicas sean inferiores a 8.000 euros anuales, podrán aportar al plan del cónyuge un máximo de 1.000 euros anuales.

Las personas con una minusvalía física o psíquica reconocida igual o superior al 65 %, el límite máximo anual de las aportaciones se incrementa hasta los 24.250 euros, incluyendo las aportaciones realizadas en su favor por terceras personas, que no podrán exceder los 10.000  euros anuales.

Las ventajas de los planes de pensiones

  • Toda aportación que tenga más de 10 años de antigüedad podrá recuperarse, junto con los rendimientos generados, sin límites de cantidad. Si se cuenta con un plan de pensiones previo a 2015 se podrá recuperar todo el dinero acumulado en el plan de pensiones hasta el 31 de diciembre de 2014, pero no las aportaciones posteriores realizadas al plan. Habrá que esperar hasta que esas aportaciones tengan 10 años de antigüedad.
  • A la hora del reembolso, se puede elegir cómo recibir el capital: en forma de capital (un pago único), en forma de renta (pagos periódicos) o ambas (un parte en forma de capital y otra parte en forma de renta financiera).
  • Presenta ventajas fiscales, como poder beneficiarse de una deducción fiscal de hasta un 56% (los tipos impositivos varían en función de la escala autonómica). Cuando se produce el fallecimiento del titular, los beneficiarios o herederos tributarán en el IRPF como rendimientos del trabajo y no en el Impuesto de Sucesiones y Donaciones.
  • Supone una forma de complementar los ahorros de cara al largo plazo, cuando llegue el momento de la jubilación.

Qué tipos de planes de pensiones existen

Atendiendo a la rentabilidad y el riesgo, hay 4 tipos:

Planes de pensiones de renta fijaI

invierten el capital en activos y mercados financieros más seguros que la bolsa, tales como letras del Tesoro, bonos y obligaciones. El riesgo es más bajo y también su rentabilidad.

Planes de pensiones de renta variable

Invierte en productos de renta variable como acciones y ETF. Tienen un mayor potencial de rentabilidad pero también un mayor riesgo de pérdidas.

Planes de pensiones mixtos

Mezcla la inversión en renta fija y en renta variable, una combinación que busca potenciar las ventajas de ambos tipos de productos financieros.

Planes de pensiones garantizados

Garantizan total o parcialmente el capital que se va aportando y remunera con una rentabilidad fijada en la firma del plan, siempre que no se retire el dinero antes del vencimiento.

Atendiendo a quién lo promueve, existen 2 tipos:

* Planes de pensiones de empleo: la empresa promueve el plan y destina una parte de la remuneración salarial como aportaciones al plan. Este dinero no se puede mover mientras exista relación laboral con la empresa.

* Plan de pensiones individual: el ahorrador directamente contrata el plan con su banco. Existe mayor libertad para mover o modificar el tipo de plan de pensiones.

Cómo rescatar un plan de pensiones

El titular de un plan de pensiones  elige cuándo rescatarlo y de qué manera. Para ello puede elegir entre varias modalidades:

Rescate del plan de pensiones en forma de capital

Implica cobrar o recibir todo el capital de golpe, en un único pago. De esta manera tan solo se pagan los impuestos asociados al rescate del plan una sola vez, lo que suele generar un impacto fiscal más elevado.

Rescate del plan de pensiones en forma de renta

Recibe el capital poco a poco, mediante una renta periódica que puede ser mensual, trimestral, semestral o anual.

Existen dos opciones:

  • Renta asegurada: siempre se recibe la misma cantidad de dinero y pueden ser temporales o vitalicias.
  • Renta financiera: la cantidad de dinero recibida dependerá de la rentabilidad de las inversiones hechas por los gestores del plan de pensiones y se mantendrá mientras dure el saldo existente en el plan.

Rescate del plan de pensiones de forma mixta

Mezcla elementos de los dos tipos anteriores. Primero se obtiene una cantidad estipulada de dinero para, posteriormente, recibir una renta periódica que puede ser asegurada o financiera. Es decir, el rescate seguirá siendo parcial y el titular decide qué cantidad cobrar de una sola vez y cuál de forma periódica.

En los tres casos el dinero pasará a integrarse dentro de las rentas del trabajo y no del ahorro, como ocurre con los fondos de inversión o las acciones.

¿Es mejor el rescate en forma de capital o de renta?

Cuando nos jubilamos no estamos obligados a rescatar nuestro plan de pensiones en ese momento. Podemos hacerlo, pero no tenemos la obligación. Esto nos permite un tiempo para  pensar y ver qué momento sería el más adecuado o si de verdad vamos a necesitar ese dinero, porque puede que no los necesitemos y que queramos utilizar el plan de pensiones para planificar la sucesión de nuestro patrimonio y dejarlo en herencia a nuestros herederos.

Cuando realizamos el rescate en forma de capital, nuestra base imponible se incrementa y pagamos más impuestos, pero solo en un mismo año.

Cuando rescatamos en forma de renta, pagamos menos impuestos al rescatar cantidades más pequeñas, pero durante más tiempo. Por ello, en este último caso, siempre nos interesaría calcular qué cantidad rescatamos cada año para no saltar de tramo. Si no se cuenta con ninguna otra renta o ingresos durante la jubilación, nos interesaría rescatar en forma de renta unos importes anuales que no superen los 12.000 euros para no tener que tributar.

Consejos y trucos para rescatar un plan de pensiones

La verdad es que trucos para rescatar un plan de pensiones no hay, pero si te podemos dar unos consejos que te ayudarán a la hora de hacerlo:

  • No rescates el plan el año de jubilación: Es mejor esperar al siguiente o cuando lo necesites, para que tu base de cotización sea menor.
  • No tengas prinsa en rescatar un plan de pensiones: En consonancia con lo anterior, no corras por rescatarlo, puedes tenerlo tanto tiempo como desees o sacarlo poco a poco.
  • Junta todos los planes de pensiones que tengas: Antes de rescatarlos, junta todos los planes en uno para beneficiarte en la desgravación de todos.
  • Comprueba cuanto te tocará pagar: Antes de retirar tu plan de pensiones, parcial o totalmente, comprueba cuanto te tocará pagar en la declaración de la renta y comprueba si te compensa sacarlo ya o no.