Planes de previsión asegurados (PPA): Principales ventajas

Qué es un Plan de Previsión Asegurado

En Fondosindexados.net tratamos de dar información de interés relevante al mundo de la inversión y del ahorro. Todo el contenido aquí expuesto es puramente informativo y en ningún caso es una recomendación.

Conoceremos qué son los PPAs, cómo funcionan, las interesantes ventajas que ofrecen, cuándo se puede sacar el dinero invertido, de qué maneras se puede sacar el capital y cuál de ellas es sin duda la mejor desde el punto de vista fiscal, así como el tratamiento fiscal de este tipo de producto y cuáles son las principales diferencias entre planes de pensiones y planes de previsión asegurados.

Qué son los Planes de Previsión Asegurados (PPA)

Los Planes de previsión asegurados (PPA) son un producto de ahorro que comparten ciertas características con los tradicionales planes de pensiones, pero se diferencian de éstos en que ofrecen a su titular una rentabilidad garantizada.

Concretamente estamos ante planes de ahorro que garantizan la rentabilidad y ofrecen un determinado rendimiento o interés (eso sí, bajito) junto con cuestiones fiscales interesantes.

Por tanto, es un producto ideal para aquellas personas que buscan invertir dinero en algo seguro, sin riesgo y a la vez obtener una rentabilidad aunque no sea nada del otro mundo. Un complemento perfecto para la jubilación pública que se recibirá el día de mañana.

Aspectos favorables de los Planes de Previsión Asegurados

Entre las principales ventajas de los PPAs encontraríamos:

  • Es un producto garantizado, de manera que el capital invertido no corre peligro. Además ofrece una rentabilidad que también es garantizada.
  • La flexibilidad y comodidad es máxima, ya que por un lado se elige la cuantía económica que se quiere destinar periódicamente (mensual, trimestral, semestral, anual), y por otro lado se puede elegir no abonar nada durante un determinado periodo de tiempo y luego retomar los pagos.
  • Más adelante veremos el tema de las ventajas fiscales.
  • Se pueden traspasar  total o parcialmente, a los Planes de Previsión Asegurados los derechos económicos tanto de Planes de Pensiones como de otros PPA.
  • Es un producto que no solo cubre o está pensado para el día de mañana, la jubilación, sino que también cubre o protege del fallecimiento y de una invalidez absoluta. Y esto es porque lleva incorporado un seguro de vida e invalidez. De esta manera, en caso de fallecimiento del titular, el capital lo recibirán los herederos y en caso de invalidez lo recibirá el titular.

En qué se diferencian los planes de pensiones y los PPAs

Podrían enumerase sobre todo dos:

– Los planes de pensiones no pueden incluir coberturas adicionales de fallecimiento, invalidez o dependencia, ya que están concebidos únicamente para la jubilación. En cambio los PPAs sí y de hecho las incluyen para cubrir esas contingencias

– Los planes de pensiones no garantizan el dinero invertido, salvo que estemos hablando de los que pertenecen a la categoría de garantizados. En cambio, todos los PPAs garantizan el capital invertido.  

Cuándo se puede sacar el dinero de los PPAs

Se puede rescatar el dinero invertido en un PPA por las siguientes causas:

  • Fallecimiento del titular.
  • Incapacidad total y permanente del titular para su profesión o trabajo.
  • Dependencia severa o gran dependencia.

La regla es que no puede haber rescate hasta la fecha coincidente con la de jubilación del régimen de la Seguridad Social, salvo que se de alguna de las contingencias específicas, que son:

  • Paro de larga duración, concretamente 12 meses continuado.
  • Enfermedad grave del titular, de su cónyuge o de descendientes que convivan con él) que suponga una incapacidad durante mínimo 3 meses. Aquí entraría en juego una dolencia o bien una lesión física que no le permita de manera temporal trabajar durante mínimo ese periodo de 3 meses y que sea a su vez necesario operarle. También las dolencias o lesiones de carácter psíquico que dejen secuelas que le impidan trabajar.

Formas de rescate de un PPA

Decir que no es obligatorio rescatarlo cuando llega la jubilación. De hecho, es posible seguir haciendo aportaciones a estos planes (y seguir desgravándolas también). Pero una vez que se empieza a cobrar ya no es posible seguir haciendo aportaciones.

Un PPA se puede rescatar en forma de capital (todo junto), de renta (mensual, trimestral, anual) o mixta (una mezcla de ambas).

* En forma de capital: el titular recibe de una sola vez todo el capital. Hay que tener en cuenta que se pagará un buen dinero a Hacienda ya que la base imponible se incrementará sustancialmente y por tanto el tramo del IRPF que nos corresponderá será de los más caros. Y es queel dinero que se reciba se sumará al de la pensión pública al hacer la declaración de la renta. El resultado de esa suma tributará según los tipos de IRPF que son los siguientes:

Desde 0 hasta 12.450€ 19 %
De 12.450 € a 20.200€ 24 %
De 20.200 € a 35.200 € 30 %
De 35.200€ a 60.000 € 37 %
De 60.000€ a 200.000 € 45 %
Más de 200.000 € 47 %

* En forma de renta: de esta manera el titular recibe su capital de manera periódica, por ejemplo cada mes, trimestre, semestre o año. Desde el punto de vista fiscal es mejor, ya que al ser pagos más pequeños, la base imponible no se dispara.

* Mixto: mezcla ambas formas anteriores.

Así pues, desde el punto de vista fiscal, la forma de rescate más ventajosa es en forma de renta, pero el titular, llegado el momento, deberá de evaluar más elementos para tomar su decisión, y no solamente el fiscal, sino el que más le convenga, en función de si necesita contar ya con todo el dinero o no.

Qué tratamiento fiscal tienen los PPAs

Existe un dinero tope o máximo que se puede destinar a un PPA, en este caso eran 2.000 euros anuales y en 2022 se ha reducido a 1.500 euros anuales. En cambio, para las personas con discapacidad igual o superior al 65% la aportación máxima es de 24.250 euros anuales.

 Los planes de previsión asegurados permiten la ventaja de desgravar las aportaciones efectuadas. Por ejemplo, los 1.500 euros anuales se restarán de la base imponible del IRPF y se pagará de esta manera menos impuestos.

También decir que se pueden mover los PPAs todas las veces que se quiera y no se tributa por ello.